LIBERTAD FINANCIERA

Qué es libertad financiera y qué es bienestar financiero

La expresión libertad financiera es súper seductora, a pesar de que no existe una definición única de la misma. En este post queremos desmitificar el concepto de la libertad financiera. También, te mostraremos por qué “bienestar financiero” puede ser algo más deseable para nuestras finanzas personales.

​Qué es la libertad financiera

No existe una única posición sobre qué significa libertad financiera. Sin embargo, es un término utilizado por cientos de motivadores, blogueros y entrenadores, para referirse a algunas de las siguientes promesas:

quote-left
“Haz que el dinero trabaje para ti, no tú para el dinero.”
“Ser empleado es trabajar para cumplir los sueños de otro, debes ser tu propio jefe.””Tu mayor meta debe ser generar un ingreso pasivo que te permita dejar de depender de tu trabajo para vivir.””Hay dos clases de personas en el mundo: quienes piensan como ricos y quienes piensan como pobres.””Si imitas los hábitos de los millonarios lograrás ser como ellos.””El éxito se mide por la cantidad de dinero o de activos que logres tener.”
Ser empleado es trabajar para cumplir los sueños de otro, debes ser tu propio jefe.”Tu mayor meta debe ser generar un ingreso pasivo que te permita dejar de depender de tu trabajo para vivir.”Hay dos clases de personas en el mundo: quienes piensan como ricos y quienes piensan como pobres.”Si imitas los hábitos de los millonarios lograrás ser como ellos.”El éxito se mide por la cantidad de dinero o de activos que logres tener.

Muchas de estas promesas tienen su origen en la lectura de algunos de los libros de Robert Kiyosaki. Los más fieles a este, definirían libertad financiera como:

“tener ingresos pasivos para no preocuparte por trabajar y disponer de tu tiempo y dinero como quieras”.

Sin duda, la libertad financiera tiene un fuerte componente motivacional. De hecho, casi siempre está muy anclada a las metodologías de la industria de la auto-ayuda. Algunos ejemplos de los mensajes de entrenadores en libertad financiera son:
Desafortunadamente estos mensajes no son muy efectivos ni de mucha ayuda para nuestras finanzas personales, a pesar de que nos puedan hacer sentir bien por unos minutos.

​Cómo lograr la libertad financiera

Quienes promueven la libertad financiera, desde la fórmula de Robert Kiyosaki, coinciden en un mismo método para llegar a esta:

…buscar fuentes de ingreso adicionales. Así, podrás cubrir todos tus gastos (y tus gustos) sin tener que hacer nada.
Este método tiene mucho de mito (en la forma en que se vende) y algo de realidad. Veamos los mitos más importantes:

​El dinero ​es un fin en sí mismo [mito]

La mayoría de personas que están tratando de conseguir ingresos pasivos han puesto al dinero, nuevamente, como su objetivo número uno. Incluso, el mismo Kiyosaki advierte que es importante evitar esto por tres razones:

  • “los ricos no trabajan por dinero”
  • “[se trabaja] para aprender, no para ganar dinero”
  • “[es necesario ir más allá de] aprender a ser rico (…) porque ser rico no resuelve el problema”

Muchos de los que venden las “claves para alcanzar la libertad financiera” terminan promoviendo lo que el libro quiere evitar:

convertir el dinero en el centro de nuestros objetivos

Igual con quienes dicen tener los “cinco pasos para ser libre financieramente” o los “sistemas para conseguir la independencia financiera desde casa”.

​Ser empleado no es una vía a la libertad financiera [mito]

El gran problema de este enfoque de libertad financiera es que es extremadamente reduccionista y excluyente. O eres libre o eres empleado, o eres rico o eres pobre, o tienes mentalidad de pobre o de millonario. La vida no funciona así.

Las finanzas personales son más personales que financieras. Por eso, eres tú quien debe decidir si está a gusto con ser empleado o “independiente”. Esta no es una decisión que deba tomar el “gurú” de la libertad financiera por ti. Si eres de los que admira a Kiyosaki, él mismo escribe: “tus emociones son tus emociones, pero tú debes aprender a formar un pensamiento propio”.
Ser empleado no es ni bueno ni malo; ser empresario no es ni bueno ni malo. Es una decisión que debe estar alineada con nuestro proyecto de vida, nuestras motivaciones más profundas y nuestras capacidades.
Ahora miremos la verdad detrás de la forma en la que se aconseja alcanzar la libertad financiera:

​Por qué es deseable ​conseguir ingresos pasivos

Un principio básico de las finanzas es la diversificación. En palabras de la abuela, consiste en “no meter todos los huevos en la misma canasta”. Este principio podría aplicar tanto para las inversiones como para nuestras fuentes de ingreso.

Depender de una única fuente de ingresos eleva nuestra vulnerabilidad financiera. Si perdiéramos esta fuente, el estrés financiero podría apoderarse de nosotros y llevarnos a tomar decisiones financieras basadas en el afán y no en nuestras metas y motivaciones. En cambio, teniendo varias fuentes de ingreso, al afectarse una podemos contar con tiempo y paciencia suficientes para corregir su ausencia.
Lo que generalmente no nos cuentan en las estrategias para generar ingresos pasivos es que estas requieren:

  • Tiempo,
  • dinero, y/o una
  • buena red de contactos

Generar ingresos pasivos no es tan sencillo como muchas veces nos lo proponen; sin embargo, tampoco es imposible. Es deseable hacerlo, pero requerirá estudio, análisis, un horizonte de largo plazo y -sobre todo- decisión. Es tan amplio el tema que lo tratamos en una de las guías que tenemos en nuestro Portal de Bienestar para quienes se registran en Tranqui.

​El problema detrás del mito de la libertad financiera

El gran problema de la libertad financiera, como tradicionalmente se entiende, es que es un concepto que divide y excluye. Además, es muy seductora porque muchas de sus técnicas tienen soporte en la industria de la auto-ayuda.

Lamentablemente, varios estudios sugieren que estas técnicas son, en el mejor de los casos, ineficaces y, en el peor, dañinas. A pesar de que pueden hacer sentir mejor a sus clientes en el corto plazo, de acuerdo con el psicólogo Richard Wiseman, “fantasear sobre el cielo en la tierra puede hacerte sonreír, pero es poco probable que te ayude a transformar tus sueños en realidad”. En otras palabras, la motivación es importante, pero es necesaria también la técnica financiera.

​Por qué el bienestar financiero puede ser un mejor objetivo en tus finanzas personales

No hay duda de que el ingreso o el patrimonio de una persona son importantes. Sin embargo, no son suficientes para dar cuenta de su bienestar. La razón principal es que cada uno de nosotros valora de manera diferente las cosas que son importantes para su vida.

En este sentido, el bienestar financiero puede ser algo más deseable que la libertad financiera. Entre otras, porque es un estado en el que una persona:

  • puede cumplir con sus obligaciones financieras presentes y futuras,
  • sentirse segura de su futuro financiero y
  • es capaz de tomar decisiones que le permiten disfrutar de la vida.

Una forma de explicar el bienestar financiero es con la siguiente gráfica. Una de las grandes ventajas del bienestar financiero es que no discrimina (no hay empleados y personas libres, por ejemplo). De hecho, la libertad financiera hace parte del bienestar financiero, por lo que se trata de un concepto mucho más amplio.

El bienestar financiero tiene cuatro componentes que surgen del cruce de tiempo y valores. El presente y el futuro son las variables de tiempo. La seguridad y la libertad son los valores que soportan nuestro bienestar económico.

En consecuencia, podríamos sacar cuatro indicadores claros de cuándo tenemos o no bienestar financiero:

  1. Seguridad en el presente, significa tener control sobre nuestras finanzas del día a día (y del mes a mes).
  2. Seguridad en el futuro, significa tener la capacidad para absorber un shock financiero.
  3. Libertad en el presente, significa tener la libertad personal para tomar las decisiones que te permiten disfrutar de la vida.
  4. Libertad en el futuro, significa ir por el camino correcto para cumplir tus objetivos.

Ahora bien, de acuerdo con el Consumer Finance Protection Bureau de Estados Unidos, aunque la motivación y los conocimientos son importantes, existen otros factores que impactan nuestro bienestar financiero:

  • Nuestro entorno social y económico
  • Nuestra personalidad y nuestras actitudes
  • Los contextos en los que tomamos decisiones financieras
  • Las oportunidades que se nos presentan y las que buscamos
  • Nuestros comportamientos

Conoce nuestro indicador de Bienestar Financiero

Al crear tu cuenta en Tranqui, verás tu puntaje de bienestar financiero en tu perfil. Esta funcionalidad está disponible desde julio de 2019 y la construimos después de analizar los perfiles financieros de cerca de 5.000 usuarios de nuestra primera versión.
Lo hemos diseñado en una escala de 0 a 100, donde 0 significa que no tienes nada de bienestar financiero y 100 significa que haz alcanzado plenamente tu bienestar financiero.
Para calcularlo, evaluamos cada una de las respuestas que haces en el diagnóstico, de forma que podamos incluir en un solo índice las cuatro grandes dimensiones del mismo:

  • Que no te sobre mes al final del sueldo.
  • Que tengas la libertad para tomar las decisiones que te permiten disfrutar de la vida.
  • Que tengas la capacidad para absorber un shock financiero.
  • Que vayas por el camino adecuado para cumplir tus objetivos.

Entre más exactas sean las respuestas de tu formulario, más preciso será tu indicador de bienestar financiero. Si quieres modificar en algún momento la información inicial, puedes hacerlo en la sección de indicadores que encuentras también en tu perfil.
puntaje bienestar financiero

Cómo saber qué puntaje es bueno o malo

Como toda buena respuesta en finanzas, depende. Nuestro indicador no está diseñado para emitir un juicio de valor sobre lo buena o “mala” que es tu situación financiera. En el sentido más amplio, puntajes por debajo de 40 indicarían señales de alerta; en esta situación, nuestras finanzas personales tienen el potencial para afectar otros aspectos de nuestra vida como nuestra salud física o mental, o relaciones interpersonales, por ejemplo.
Por el contrario, puntajes por encima de los 50 pueden ser vistos como indicadores fuertes de que vamos por buen camino para conseguir nuestro bienestar financiero.
Ahora bien, tú puedes hacer un análisis más profundo de este indicador teniendo en cuenta las tres dimensiones de nuestra situación financiera personal:

Compara tu indicador con la evaluación objetiva que haces de tus finanzas personales

Una evaluación objetiva de tus finanzas significa ir a los números y dejar que los indicadores te muestren si tu situación financiera es adecuada o no, independientemente de lo que tú crees sobre la misma. Para esto, te presentamos una sección en tu perfil que se llama indicadores.
Compara tu indicador de bienestar financiero con tus indicadores de endeudamiento (solvencia, liquidez,…), y de ahorro e inversión (fondo de emergencia, liquidez,…) por ejemplo. Bajos puntajes deberían estar relacionados con problemas de deuda, o bajo ahorro.

Compara tu indicador con la evaluación subjetiva que haces de tus finanzas personales

Una evaluación subjetiva de tus finanzas significa explorar cómo piensas y cómo te sientes frente a tu situación financiera. Es posible que la forma en la que te sientes con tus finanzas sea diferente a lo que tus indicadores muestran; si este es el caso, revisa qué tan grande es esta diferencia:

  • ¿Sientes que vas bien pero tus indicadores no lo están tanto?
  • ¿Sientes que estás mal pero los indicadores muestran lo contrario?

Experimentarás un mayor bienestar financiero en la medida en que lo que tú crees y opinas sobre tu situación financiera coincida con lo que tus números demuestran. Las diferencias pueden darte valiosas pistas sobre otros aspectos que puedes trabajar alrededor de tus creencias y tu relación con el dinero.
Utiliza nuestros retos y cuestionarios extra para entender mejor este aspecto de tus finanzas personales y tener más pistas sobre cómo trabajarlo.

Compara tu indicador con la evaluación relativa que haces de tus finanzas personales

Una evaluación relativa de tus finanzas significa entender cómo estás comparándote con otras personas. En Tranqui podrás hacerlo en la pestaña comparar de tu perfil.
Lamentablemente, las finanzas personales todavía tienen mucho de tabú en nuestras conversaciones. Por lo tanto, no tenemos una manera objetiva de saber cómo manejan su dinero los demás. En Tranqui te mostramos cómo tus indicadores se comparan con otras personas, puedes filtrar por sexo, rangos de edad, ingresos, y más. Este es un ejercicio importante para comparar tu puntaje de bienestar con personas parecidas a ti y obtener conclusiones sobre lo adecuado que está comparándolo con quien vale la pena hacerlo.

Cómo elevar tu indicador de bienestar financiero

Empieza por tener en cuenta que el indicador es solamente eso, un indicador. No es un monitor en tiempo real de todos los aspectos que comprenden tu bienestar. En este sentido, crecer en bienestar financiero implica ser consciente de que este es un trabajo de todos los días, pequeña decisión tras pequeña decisión.
Sin embargo, de manera indicativa podemos sugerirte las siguientes pautas para notar cambios positivos en tu indicador de bienestar financiero en Tranqui:

  • Evita tener demasiadas deudas. Entre más simple sea el manejo de tus finanzas y el número de obligaciones que debes atender, más tiempo podrás dedicarle a las cosas que realmente son importantes para ti.
  • Mantén un buen manejo de tu deuda, paga a tiempo, evita la mora. Generalmente, cuando la deuda empieza a salirse de control los niveles de estrés suben, impactando negativamente nuestra salud física y mental.
  • Conserva un nivel adecuado de deuda. A pesar de que el número puede variar dependiendo de tu momento de vida, intenta siempre que el total de tus deudas no sea mayor a 10 veces tus ingresos mensuales.
  • Asegúrate de que no te sobra sueldo al final de mes. En otras palabras, haz que tus ingresos superen a tus gastos, incluyendo los pagos que haces a las cuotas de tus créditos.
  • Controla el tamaño de las cuotas de tus créditos. Para esto, mantén un adecuado balance entre pagar todas tus deudas lo más pronto posible, y conservar flujo de caja para poder cumplir con tus obligaciones. Esto lo puedes asegurar evitando que las cuotas totales de tus deudas superen el 30% de tus ingresos mensuales.
  • Preocúpate por construir activos y que un porcentaje importante de los mismos sean líquidos, es decir, que se puedan convertir fácilmente en efectivo. Esto te asegurará liquidez.
  • Intenta que el total de tus activos siempre supere el total de tu endeudamiento. Esto te asegurará solvencia.

Cómo conseguir la libertad financiera y el bienestar financiero

Como viste, la libertad financiera es apenas una parte del bienestar financiero. Bien entendida, no consiste en creer que solo hay dos tipos de personas:

  • Ricos o pobres
  • Empleados e independientes
  • Los que están en la “carrera de la rata” y los que no

En el mundo de las finanzas personales no todo es blanco o negro: hay lugar para los matices.
Sí es deseable construir ingresos pasivos, pero esta no es una medida adecuada de tu éxito financiero. Recuerda que generar fuentes confiables y constantes de dinero extra no es tan sencillo como te lo pintan los gurús de la libertad financiera. La mayoría de veces necesitarás también:

  • Un entorno adecuado
  • Contar con la personalidad y las aptitudes adecuadas
  • Distinguir las trampas en las que caemos a la hora de tomar decisiones
  • Buscar activamente oportunidades de inversión
  • Dinero, o tiempo o buenos contactos (o los tres)

Recuerda que las finanzas personales son más personales que financieras. Al final, se trata de tener claro qué quieres, cuáles son tus motivaciones verdaderas y profundas y por qué el dinero es importante para ti. Si lo tienes claro no importa si eres empleado o empresario; importa que disfrutes lo que haces y que el dinero sea una consecuencia de esta nueva relación con el trabajo.
Recuerda que es tan importante la motivación como la técnica. Si quieres lo mejor de ambas, en Tranqui estamos listos para ayudarte a crear un plan financiero de acuerdo con lo que realmente quieres, no con lo que un gurú te dice que debes hacer. Crea tu cuenta y crezcamos juntos en bienestar financiero.
Tal como lo sugerimos en nuestra Guía para elevar el impacto de los programas de bienestar financiero, empezar por tener claro el enfoque desde el que trabaja un proveedor deformación en finanzas personales es fundamental para entender los indicador es de impacto que pueden diseñarse para medir el retorno sobre la inversión en este tipo de aprendizaje. En nuestro caso, esto nos ha permitido desarrollar una aplicación para ayudarles a nuestros clientes a medir su bienestar financiero y darles recomendaciones claras, sencillas y accionables que les permitan mejorar tangiblemente su situación financiera. Si quieres obtener más información sobre la misma puedes contactarnos aquí.Igualmente, entendemos que tanto la motivación como los conocimientos son importantes, pero que existen otros factores que terminan por condicionar ampliamente el bien estarfinanciero de una persona, tales como:En línea con el CFPB, nosotros creemos que el bienestar financiero es un estado en el que una persona puede cumplir con sus obligaciones financieras presentes y futuras, sentirse segura de su futuro financiero y es capaz de tomar decisiones que le permiten disfrutar dela vida. Este estado implica un componente temporal (presente – futuro) y un componente axiológico (seguridad y libertad) que se puede entender de la siguiente forma:Por su parte, en enero de 2015, el Consumer Finance Protection Bureau deEstados Unidos sugirió que, después de casi una década de intentar definir,operacionalizar y medir los resultados de la educación financiera, había unconsenso emergente en cuanto que la medida de éxito de la misma debía ser lamejora del bienestar financiero de las personas. Tras una investigación que involucró a la academia, elsector público y el sector privado, concluyeron que, si bien el ingreso o elpatrimonio de una persona son importantes, no son suficientes para dar cuentade su bienestar, dado que los individuos valoran de manera diferente las cosasque son importantes para su vida.Aunque la industria de la autoayuda lleva añospromoviendo este tipo de mensajes y ejercicios –en diferentes campos deaplicación–, existe un buen número de estudiosque sugieren que, si bien pueden hacer sentir mejor a sus clientes en el corto plazo, estas técnicas son, en el mejor delos casos, ineficaces y, en el peor, dañinos. En palabras del psicólogo Richard Wiseman, “fantasear sobre el cielo en la tierra puede hacerte sonreír, pero espoco probable que te ayude a transformar tus sueños en realidad”. El principalinconveniente de este enfoque es la falta de indicadores de impacto de susprogramas de formación, más allá de la emocionalidad que logran despertar enlos participantes de los programas.Contrario a lo que sucede con la alfabetización y educación financiera, la libertadfinanciera tiene un componente mayormente motivacional y está muy anclada alas metodologías de la industria de la auto-ayuda.Algunos ejemplos de los mensajes de entrenadores en libertad financiera son:El concepto de libertad financiera que más atención ha capturado es el utilizadopor cientos de motivadores, facilitadores, blogueros, periodistas, vendedores yentrenadores, para referirse a una o varias de las siguientes promesas (entreotras):Mientras los conceptos de alfabetización, educación,capacidades o competencias han mostrado ser poco atractivos para el públicogeneral y, generalmente, se quedan en las decisiones y programas de políticapública, otro concepto ha capturado la atención de millones de personas através de redes sociales: la promesa de la libertadfinanciera.Desafortunadamente, este enfoque no ha podidodemostrar su impacto en los beneficiarios; en parte, porque está mayormentedirigido a ofrecer información y conocimiento, sin tener claro el mecanismomediante el que se puede llevarse este conocimiento a la práctica. En losúltimos cinco años se ha preferido incluso utilizar términos como capacidades financieras o competencias financieras para hacerénfasis en que es necesario impactar también las actitudes y comportamientos dequienes acceden a este tipo de formación.Los primeros, alfabetización financiera y la educaciónfinanciera, son términos que adquirieron fuerza después de la crisis de2008 y los utilizan principalmente quienes hacen política pública, en palabrasde la OECD, para referirse al proceso por elque las personas mejoran su comprensión de los conceptos, los riesgos y losproductos y servicios financieros, y desarrollan las habilidades y la confianzapara ser más conscientes de los riesgos financieros y de las oportunidades, y asítomar decisiones financieras informadas para mejorar su bienestar.En las últimas dos décadas hemos utilizadocualquier cantidad de términos para referirnos a la promesa y la teoría que haydetrás de la necesidad de que las personas aprendan y se preocupen por mejorarsus finanzas personales: alfabetización financiera, educación financiera,libertad financiera, independencia financiera, bienestar financiero, entremuchos otros. Sin embargo, no existe aún consenso sobre lo que cada uno deestos conceptos significa; por esto, es importante entender de qué hablamoscuando utilizamos uno u otro término y cómo esta definición influye en eldiscurso y las herramientas que utilizan quienes hacen formación en finanzaspersonales.

Scroll to Top