Por qué mis gastos son mayores a lo que me ingresa cada mes

gastos blog

Nuestros gastos pueden estar siguiendo el mismo patrón que muchas de las acciones que hacemos en automático día a día. De hecho, David Neal y Wendy Wood encontraron en 2006 que cerca del 45% de las acciones que hacemos todos los días son hábitos; es decir, que no son decisiones inconscientes sino rutinas que repetimos automáticamente al encontrarnos frente a un estímulo determinado.

Así como un átomo es la unidad más pequeña que constituye la materia; ​los gatos ​son la unidad más pequeña que constituye todo el andamiaje de nuestras finanzas personales. Al final del día, nuestras decisiones de ahorro, de inversión, de endeudamiento o de cobertura de riesgos terminan siendo también decisiones de gasto.

A pesar de esto, es la parte menos comprendida y que más ejecutamos de modo automático en el manejo que hacemos de nuestro dinero.En consecuencia, el primer paso para poder poner en orden nuestro bolsillo es entender los factores más importantes por los que terminamos gastando más de lo que ganamos.

No sabemos cuánto ​nos ingresa mes a mes

La mayoría de las personas tiene idea de cuánto gana, pero no sabe con certeza de cuánto dispone realmente para sus gastos.

Por lo tanto, muchas de las cuentas mentales que hacen para asignar su ingreso se basan en un número que puede estar muy alejado de la realidad. Es común, por ejemplo, tener como referencia el salario o el pago que han negociado en su contrato e ignorar las deducciones de seguridad social que les hacen sobre el mismo (8% si son empleados), los pagos que tienen que hacer a salud y pensión si son contratistas (que equivalen a cerca del 12% del contrato), o la retención en la fuente –si es el caso (que puede ir desde el 0,2% hasta el 11%).

Los cálculos que haremos en siguientes artículos sobre nuestro presupuesto debemos hacerlos sobre nuestro ingreso neto; esto es, lo que realmente llega a la cuenta de ahorros el día del pago –o en cheque o en efectivo si es el caso–. Si no estamos seguros de cuánto iremos a recibir, entonces es importante preguntarle al área encargada de nómina o contabilidad esta información.

​Tenemos poco control sobre nuestros gastos

El dinero es un medio para poder disfrutar las cosas que agregan valor a nuestra vida y, hasta cierto punto, darnos gustos es también una necesidad. Sin embargo, hay una gran diferencia entre darnos gustos conscientemente y hacerlo sin control.

Como si se tratara del Test del Malvavisco de Stanford, en todo momento estamos enfrentados a la decisión de disfrutar ahora y obtener un beneficio inmediato, o utilizar nuestra capacidad de auto-control, resistir la tentación y obtener un beneficio mayor más adelante.Otro de los factores por los que gastamos más de lo que ganamos tiene que ver, precisamente, con la falta de auto-control; querer todo "ahora", puede llevarnos a gastar sin plena consciencia de qué estamos dejando de hacer o tener en el futuro por tomar la decisión de gasto que estamos tomando en el presente.

Existen varias cosas que podemos empezar a hacer para ganar más control sobre nuestros gastos sin renunciar a nuestros gustos. Una de ellas es llevar el registro de lo que hacemos con nuestro dinero a través de una aplicación, una hoja de cálculo de Excel, o una libreta; de esta forma, al final del mes podemos ver si nos sentimos a gusto con las cosas en las que hemos gastado, si se nos ha ido la mano comprando y qué ajustes podemos hacer para el próximo mes.

También podríamos asignar un monto fijo mensualmente para gustos y, en el momento en que se acabe ese fondo, comprometernos a esperar al siguiente mes para comprar nuevas cosas.

​Los préstamos representan buena parte de nuestros gastos

Buena parte de los problemas de endeudamiento tienen su origen en un problema de gasto: cuando gastamos de más tenemos que buscar dinero para cubrir lo que no podemos pagar mientras volvemos a disponer de nuestro ingreso.

Cuando además tenemos que pagar intereses por esas deudas que adquirimos –sin que hayamos resuelto el problema de gasto de fondo–, entramos en un círculo vicioso en el cual cada mes tenemos que gastar menos para poder pagar las cuotas de nuestras deudas y buscar más dinero para cubrir nuestros gastos básicos.

Si las cuotas de nuestros créditos son muy altas en comparación con nuestro ingreso, es probable que ​nuestros gastos sean mucho más grandes de ​lo que ganamos. En este caso, es muy necesario elegir una estrategia para salir de deudas, al tiempo que es urgente revisar nuestra estructura de gasto –es decir, cuándo, cómo y en qué se nos va el dinero–.

Adquirir deudas para cubrir gastos que deberíamos pagar con nuestros ingresos, o para cubrir cuotas de otras deudas –abrir huecos para tapar otros–, es una de las maniobras más peligrosas en finanzas personales. Si bien puede ser útil para solventar un pequeño desajuste o una emergencia financiera, empezar a tomarlo como un hábito puede llevarnos a problemas mucho más graves de liquidez y solvencia.

Exceso de optimismo a la hora de gastar

Somos optimistas por naturaleza; de hecho, el exceso de confianza suele estar presente en buena parte de las decisiones que tomamos bajo incertidumbre (es decir, aquellas en las que no podemos estar 100% sobre sus resultados). A pesar de que algunos han llegado a calificar el optimismo como un elemento esencial en la evolución de nuestra especie, mucho de este puede llevarnos también a terminar gastando más de lo que ganamos y amenazar nuestra sostenibilidad financiera a futuro.

El exceso de optimismo y el exceso de confianza se manifiestan al momento de hacer planes hacia futuro. Cuando estimamos la fecha en que nos pagarán una cuenta por cobrar, o la cantidad de dinero que recibiremos por determinada labor (que todavía no está contratada), o los gastos que tendremos en los próximos meses, tendemos a hacerlo sobre la base del mejor escenario.​

Dos factores juegan en nuestra contra en este punto:

  1. ​No solemos dejar espacio para imprevistos al pensar en nuestros ingresos o gastos futuros –que se demore el ingreso o que los gastos sean mayores–.
  2. ​Casi siempre nos concentramos en la meta y no en el camino para llegar a ella –decidimos que saldremos de vacaciones hoy sin pensar en cómo conseguir los recursos para hacerlo posible–. 

Para hacer frente a este problema, una buena estrategia es mantener nuestras expectativas bajas, es decir, bajarle un poco al optimismo. La razón, sencillamente explicada, es que si en un escenario moderadamente pesimista, logramos que nos den bien las cuentas, cualquier cosa que suceda mejor que eso lo tomaremos como una ganancia; en el otro escenario –el del exceso de optimismo– cualquier imprevisto que nos aleje de lo planeado será visto como una pérdida.

​Gastos no planead​os (y aspiracionales)

W.T. O'Connor afirmó en 1905 que la publicidad era el sutil arte de persuadir al público para que crea que quieren algo que no necesitan. Algunos años después, esta frase sería utilizada por Walter Slezak, y mucho más adelante por Dave Ramsay y hasta Will Smith, para terminar transformándola en:

Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar gente que no nos gusta.
(o a la que no le importamos)

Uno de los retos más grandes a los que nos enfrentamos como consumidores es distinguir entre las compras que le agregan valor a nuestra vida y las que no. Las primeras están alineadas con lo que cada uno defina que es importante para sí, las segundas obedecen a fallos en nuestra racionalidad –como el efecto manada– o a una gran efectividad de las estrategias publicitarias en nosotros.

Los nuevos lanzamientos de productos de tecnología, las estrategias de retargeting en internet, las promociones que "nunca más se van a volver a ver" (a pesar de que se repiten predeciblemente), hasta el diseño de los almacenes, pueden tener tanta influencia en nosotros, que nos llevan constantemente a realizar compras no planeadas, en las que el mercadeo aspiracional le gana a la compra consciente.

¿Qué podemos hacer para que lo que ​nos ingresa sea mayor a ​nuestros gastos?

No es algo sencillo, pero existen muchas estrategias que podemos poner en práctica para tomar el control de nuestro gasto. La primera, y sobre la que te contaremos en el siguiente artículo, es entender que existen distintos tipos de gasto con distinto impacto en nuestro presupuesto. Después de este, te contaremos por qué un presupuesto no siempre es la mejor herramienta para planear en qué gastar tu dinero y cuál utilizar en cambio. Y, finalmente, te invitaremos a que realices la planeación de tu gasto y descubras cómo hacer los ajustes necesarios para poner en orden el aspecto más fundamental de tus finanzas personales.

About the Author

Financial Planner, investigador y especialista en diseño y evaluación de proyectos de Educación Financiera. Founder & CLO de Tranqui Finanzas, docente e investigador en finanzas personales de la Facultad de Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.